dijous, 25 d’octubre de 2007

"El Monstruo del bachillerato"

Bachillerato, una nueva etapa... ¿Es tan dificil como nos lo pintan? ¿Aprobaremos? ¿Suspenderemos? ¿Los profesores nos darán su apoyo? ¿Me llevaré bien con mis compañeros?...
Éstas son algunas de las preguntas que se hacen los alumnos que este año han comenzado su... ¡bachillerato!
Aquí os dejamos unas citas de algunos de los textos donde nos cuentan sus sentimientos ante el nuevo curso:


¿Estoy preparada para estudiar bachillerato? ¿Y si la presión me acaba dominando y suspendo? ¿Qué quiero seguir estudiando? Éstas son algunas de las inquietudes que rondan en mi cabeza de adolescente y que, durante estos días, son como mi sombra.
Me he sentido cómoda, no solo con los compañeros, ya que a muchos los conocía, sino con las clases en general y con los profesores que nos han mostrado su apoyo desde el primer momento. Algunas de mis dudas se han desvanecido, esto me ha hecho confiar más en mí misma.

Mònica Blanco


Parece que fue ayer cuando empecé el colegio y conocí a mis primeros amigos; cuando aún jugaba al escondite y al "pilla pilla"; cuando iba al quiosco a comprar cromos de los míticos 'Pokémon'; o cuando pensaba que el 'Ratoncito Pérez' era quien me dejaba el billete de mil pesetas bajo la almohada.
Ahora ese niño se ha convertido en un adolescente con las ideas claras que solo piensa en sí mismo, fuera de algunas excepciones que, como siempre, sirven para confirmar la regla.

Moisés García



¡Se acabaron los días de verano en los cuales mi máxima preocupación era sacar a mi perra de paseo! Ahora tengo que trabajar mucho, ser organizado con los estudios y, sobre todo, prestar mucha atención en clase.
Pero, como ya he mencionado, el tiempo pasa volando y antes de que nos demos cuenta, ya seremos personas de mediana edad y atareadísimas en lo que respecta a los quehaceres de la vida. Entonces, será cuando echemos en falta los días en los que "solo" teníamos que estudiar.

Cristian Mayer



Ahora, al empezar primero de bachillerato, presiento que llegarán algunos cambios y que el río cambiará, se agitará. La vida, el río que me contiene, me arrastrará en ocasiones. Aunque espero que ni se desborde, ni se seque. En el futuro, casi con toda probabilidad, llegarán muchos más cambios y el cauce seguro que se volverá tortuoso. Espero encajar bien todas esas variaciones y aprender a navegar por este río que es la vida.

Néstor Delgado


Todavía no he llegado a ser un río, yo soy un afluente que hace el camino para llegar al río más caudaloso y corto que es la vida, discurro demasiado rápido, me cuesta aceptar en lo que me he convertido, me levanto y pienso que voy a seguir viendo reflejada en el espejo la niña que era, la que disfrutaba de todo.
En esta etapa, habrá altibajos que tendré que superar con fuerza, se cruzará gente, gente que contamina y gente que me acompañará y me ayudará a ser más caudaloso y más puro. Una vez superado el primer tramo, podré llegar al principio del río que deseo, mi río.

Marta Blanco

Aún recuerdo alguna vez, cuando me miro en el espejo de mi casa, a aquel niño pequeño, al que el lavabo le llegaba a la altura de los hombros.
Alguna vez recuerdo esto y sonrío. Me miro y veo que en este largo periodo de tiempo he madurado y las cosas las veo desde un punto de vista diferente. Empiezo a entender muchas cosas que antes no tenían importancia, o al menos, eso era lo que yo creía.
Pero todo esto, lo veo ya desde otro espejo.
Ahora tengo un objetivo que cumplir, acabar el bachillerato y continuar hasta llegar donde deseo.

Sergi Garriga

Ha pasado volando la ESO, en la que hemos experimentado grandes cambios: los granitos , el estirón, la rebeldía… Sin penas ni glorias para mí, esta etapa ya ha finalizado, y ahora llegó el momento de empezar con el bachillerato. Empieza otra vez un ciclo, en una escuela nueva, con compañeros nuevos, profesores nuevos… Y me paro a pensar si estoy preparado, yo creo que lo estoy aunque me miro al espejo y veo al mismo niño de siempre con unos centímetros más, y con un poco de pelusilla en el bigote y la barbilla.

Esteve Ferrer

¿Cómo serán mis profesores, serán parecidos a los de antes?. ¿Haré muchos amigos? . ¿Me costará adaptarme?
Atrás han quedado estos dos meses de verano, en los que he pasado calor y sobre todo sueño, pero en los que me he dado cuenta de que por muy duro que sea estudiar lo es mucho más trabajar.
Aunque todo no ha sido trabajo, ya que mis días de fiesta los aprovechaba al máximo. Hoy es mi primer día de instituto y el próximo día que vuelva a desempañar el espejo quién sabe los recuerdos que me traerá.

Ferran Pardo



Sofía González, Ona Lupiañez

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada