dijous, 7 de febrer de 2008

Un sueño encaminado a cumplirse

Desde pequeña soñé con estudiar Derecho, pertenecer a ese mundo en el cual el objetivo principal es acabar con las injusticias ayudando a los demás. Hoy veo cómo mi sueño va encaminado a cumplirse.


La verdad es que no está siendo tan fácil como pensé. Pues ahora nadie te proporciona esa gran ayuda que os están dando esos profesores de los que tanto os quejáis. Yo también me quejaba de ellos e incluso había veces, igual que vosotros, todos los que hemos pasado y los que quedan por pasar, que los consideraba pesados. Pero, sinceramente, gracias a ellos hoy estoy viendo como mi sueño, del que os hablaba, se está cumpliendo poco a poco, pues ellos me enseñaron a estudiar. Ahora todo es diferente. Esto es así porque aparte de la ausencia de esa gran ayuda, uno ha de saber cómo estudiar, saber por dónde coger esos enormes libros y empezar a leer y sobre todo entender. Algo costoso para vosotros, para mí y para todos, pero que paulatinamente se aprende con el paso del tiempo, con el paso de todos esos años que quedan por delante, no sólo en la carrera, sino en la vida misma.

Todos habéis escuchado que la carrera de Derecho es una de las más pesadas, una en las que estudiar es el gran fundamento para obtener el título que garantiza, entre otros aspectos, el conocimiento de la materia. Francamente, no estáis equivocados. Pues, estudiar Derecho no es algo fácil y sí, es pesado.

El pasado mes de septiembre empecé a cursar la carrera de mis sueños en la Facultad de Derecho de la Universidad de Gerona, una universidad a la cual deseo que muchos de vosotros pertenezcáis en un futuro. Llegar hasta aquí no ha sido fácil, así pues, lo único que os puedo decir es lo que estáis ya cansados de tanto escuchar: estudiad que después la recompensa es enormemente gratificante.


Alba Ramos Muñoz, exalumna

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada